Las 5 dietas más equilibradas

El secreto para estar en forma es una dieta equilibrada. Con esto nos referimos a un plan de alimentación que incluya alimentos de los diferentes grupos, distribuidos equitativamente en varias comidas al día. Con una dieta equilibrada no nos faltan nutrientes, las calorías nos alcanzan para tener energía y sentirnos bien, pero no ganar peso, y además al comer variado y sabroso, resulta fácil mantenerse en el plan. Veamos cuáles son las cinco dietas conocidas que mejor se atienen a esta definición.

Dieta DASH

Es una dieta planeada para reducir la hipertensión arterial, pero al hacer énfasis en tantos alimentos saludables, se puede seguir sus recomendaciones para perder peso. Algunas de sus propuestas incluyen condimentar las comidas con variedades de especias y hierbas aromáticas, preparar dos veces por semana platos principales sin carne, consumir granos enteros, legumbres, frutas, verduras y lácteos descremados.

Una deliciosa ensalada mediterránea.

Dieta Mediterránea

Se sabe que las personas que viven en los países colindantes con el Mar Mediterráneo sufren menos de cáncer y de enfermedades del corazón. El secreto se suele atribuir a su dieta, rica en aceite de oliva, nueces y frutos secos, pescado fresco, mariscos, verduras y frutas, y hasta se dan el gusto de una buena copa de vino de vez en cuando. Si bien es una dieta rica en grasas, incluye de las buenas y saludables.

Dieta MIND

Es un plan armado combinando las dos dietas anteriores y que hace énfasis en aquellos alimentos que se ha demostrado contribuyen a cuidar el cerebro y disminuir el riesgo de sufrir enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer. Es un plan que se recomienda a mayores de 65 años y que incluye alimentos característicos de la dieta Mediterránea (pescado, frutos secos, vino tinto, etc.) junto con hojas verdes, frutos rojos y frijoles. Además de para el cerebro, es una dieta beneficiosa para el corazón.

Reemplazar las carnes rojas por otros alimentos: la clave de una dieta flexitariana.

Dieta Flexitariana

Creada en 2009 por la dietóloga Dawn Jackson Blatner, lo que esta dieta propone es un vegetarianismo flexible: restringir mucho la carne para reemplazarla por alimentos más saludables, como hacen los vegetarianos, pero permitiéndose su consumo ocasional. Se sabe que un régimen vegetariano balanceado puede ser equilibrado y permite vivir con plena salud, pero si además se permite darnos un gustito carnívoro de vez en cuando, seguramente sean muchos más los que estén dispuestos a adoptar este plan.

La paradoja francesa

Aquí ya no hablamos de una dieta en particular, sino de ciertos hábitos de los franceses que sorprenden a los especialistas. Por un lado, su alimentación incluye grasas, azúcares y harinas. Los franceses no dudan en utilizar manteca para cocinar, desayunar deliciosos croissants o servirse chocolate, quesos y yogures ricos en calorías. Pero lo sorprendente es que sus índices de obesidad están alrededor del 6%. Esto se debe a que suelen comer porciones pequeñas, masticar despacio su comida y llevar una vida activa (los jóvenes franceses caminan a todos lados). Tampoco suelen comer nada entre comidas.

Los franceses se dan estos gustos, pero con moderación.


Algo a destacar es que cualquiera de las dietas propuestas enfatiza la importancia de la actividad física para mantenerse sano y en forma.

No Responses

Deja un comentario